julio 2, 2020

EL MICROCRÉDITO UNA IDEA DE NEGOCIO QUE GANÓ EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) es frecuente escuchar hablar de microcréditos, de hecho, muchas optan por ellos para apalancar su emprendimiento, pero de ¿dónde vienen y por qué esta idea se convirtió en un negocio que ganó el premio Nobel de la Paz? Ya te lo contamos.

Hace algún tiempo Muhammad Yunus,  un emprendedor social, banquero, economista y líder social bangladesí, vio una oportunidad extraordinaria al visitar una localidad de la India, un barrio de la ciudad de Jobra, este lugar era considerado como uno de los más pobres pero que indudablemente marcó el inicio de una idea de negocio innovadora que trajo beneficios tan grandes que hasta un nobel ganó. Pero ¿cómo así?

Bueno, en esa frágil localidad, existían algunas iniciativas comerciales, que funcionaban con muy bajos recursos pero que sin duda tenían rentabilidad. Al ser tan precarias, ningún banco se arriesgaba a darle alguna financiación, así que Muhammad estudió bien los emprendimientos y vio en ellos el espíritu de auto-superación de sus creadores, sólo que funcionar con tan bajos recursos no le permitía crecer lo que para este señor representó una extraordinaria oportunidad.

Esta oportunidad consistía en darles a los pequeños comerciantes reducidos montos de dinero, “Micro-Créditos” que bien invertidos les permitiría apalancar sus iniciativas comerciales, con una tasa de interés súper baja y con el incentivo al desarrollo y crecimiento de las personas. Este visionario apostó por estos emprendimientos y con su dinero apoyó cada una de las iniciativas.

Así nació su empresa Grameen Bank la cual tuvo tanto éxito que el Comité Noruego de la Paz lo describió así:

“La paz duradera no puede ser alcanzada a menos que grandes grupos de la población encuentren formas en las que puedan salir de la pobreza» y que “a través de culturas y civilizaciones, Yunus y el Banco Grameen han demostrado que hasta los más pobres de entre los pobres pueden trabajar para su propio desarrollo”

Inspirador, ¿verdad?  Sí, así es, pero no sólo el premio de la Paz en 2006 recibió el Señor Yunnus, también recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y el Premio Internacional Simón Bolívar en 1996. Sin duda esta es una historia inspiradora digna de ser compartida, creer que la gente fue el detonante de todos el éxito de este empresario que en la actualidad aún sigue cosechando éxito y generando ese poder transformador de realidades cambiando la vida de las personas y haciendo de este mundo un lugar de paz y superación.

Recuerda compartir este post, puede que exista otro Yunnus buscando miniempresarios potenciales.

Saludos desde Punto Fijo Estado Falcón Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: